EasyPiso en La Vanguardia: La casa de ‘Las chicas de oro’

0

`Obligados por las estreches económicas o de forma voluntaria para envejecer en compañía y con más recursos, la realidad es que cada vez son más las personas mayores que optan por vivir juntos y compartir techo, gastos, e incluso cuidados. La misma impresión tienen en EasyPiso, para quienes “España es el segundo país europeo donde más personas de la tercera edad comparten casa, un 10%”.

La principal razón para compartir piso es económica, pero en el caso del colectivo de la tercera edad, Gandarias asegura que también pesa mucho su interés por “eludir las residencias de tercera edad” y “alargar su independencia en la medida de lo posible, y mejor acompañados que solos”.

En Alemania esta fórmula de envejecimiento no para de ganar adeptos, sobre todo desde que a finales de 2012 el gobierno alemán decidió premiarla. Si una persona mayor con necesidad de cuidados vive en un piso compartido cobra 200 euros al mes, independientemente del resto de ayudas que pueda tener. Y durante el primer año, si el piso necesita reformas para adaptarse a los nuevos inquilinos, cada persona dependiente puede recibir de su seguro público de cuidados hasta 2.500 euros en un único desembolso.

En Estados Unidos la fórmula también funciona. A modo de ejemplo, las solicitudes recibidas en el programa de vivienda compartida para mayores de 55 años de la Universidad de Michigan aumentan a un ritmo anual del 10-15% desde 2007.

Acceder a una residencia geriátrica en España no es fácil. Según las últimas estadísticas de Envejecimiento en red, del CSIC, al iniciarse el 2014 existían 5.390 residencias, que sumaban un total de 341.548 plazas, lo que significa una media de 4,2 plazas disponibles por cada cien personas mayores de 65 años. Y el 72% de las plazas ofertadas son privadas. No obstante, para muchas personas la dificultad de acceso no está en la escasez de plazas disponibles sino en el precio.

En Catalunya, el coste de referencia de las plazas públicas o concertadas es de 1.869,41 euros al mes para las personas con una gran dependencia, de 1.595,06 euros mensuales para los que necesitan ayuda para las actividades cotidianas dos o tres veces al día, y de 1.384,88 euros para los más autónomos. En el caso de las residencias privadas el precio es libre y varía bastante en función de la ubicación y de los servicios ofrecidos.

En Barcelona ciudad, la horquilla de precios oscila entre 1.400 y 2.500 euros mensuales, a los que hay que sumar el coste de los cuidados extras que se requieran.´

Para ver la noticia completa

Maria Salinas

Autora y editora del blog de EasyPiso. Actualmente me encuentro compartiendo piso con otras 5 personas. Sé de lo que hablo ;) Puedes ponerte en contacto conmigo a través de: maria.salinas@easyroommate.com

Leave A Reply